¡Despacho Gratis en compras sobre $50.000 dentro de la Región Metropolitana!

Beneficios de limpiar tu piel al momento de entrenar

¿Sabias que es conveniente tratar tu piel antes y después de entrenar?

Cuando hacemos ejercicios y sudamos los poros de la piel se abren para liberar las toxinas, si no está limpia éstos podrían obstruirse con las impurezas pudiendo generar irritaciones, acné, espinillas, además tu piel podría parecer más grasa perdiendo luminosidad.

De la misma forma que disponemos nuestros cosméticos a la hora de dormir debemos hacerlo mientras practicamos algún deporte, ya sea salir a trotar, ir al gimnasio o jugar un partido nuestro cuerpo se acelera y no funciona del mismo modo que cuando estamos en reposo, es por esto que es importante escucharlo y saber como cuidarlo en estos intensos momentos.

Mientras realizamos un esfuerzo físico de forma continuada, los poros se abren favoreciendo la penetración del sudor, la grasa y los demás residuos que obstruyen el poro. Pero ahí no queda la cosa, ¿nunca te has parado a pensar en las bacterias que pueden quedarse en las máquinas de un gimnasio? ¿O en el daño que el sol le puede hacer a tu piel si sales a correr?

Si con esto quedas pensando que es mejor una piel sana que un cuerpo tonificado, te recomendaos no seguir esa idea, ya que precisamente practicar deporte es una excelente forma de mejorar la circulación sanguínea y mantenerse en forma. La solución pasa más por preparar la piel antes y repararla después de la actividad.

Una piel limpia pero no reseca

Como ya dijimos, lo ideal es limpiar la piel antes de practicar cualquier deporte para facilitar su oxigenación, sin embargo, como la vamos a llevar a una situación extrema en la que vamos a sudar y nuestra piel se va a enrojecer, hay que huir de las limpiezas que la resequen. Por lo tanto evita a toda costa los geles que eliminen por completo la grasa, las exfoliaciones y los peelings químicos.

En su lugar, lo más recomendable es limpiar la piel con una fórmula más aceitosa como un bálsamo, un aceite o una leche, para que además de limpiar, la piel quede hidratada. Tanto si practicas deporte a primera hora de la mañana o al finalizar tu día, no deberías hacerlo sin antes haber limpiado tu piel.

 

Al practicar cualquier ejercicio la piel se estresa, enrojeciéndose y segregando sudor, por lo tanto necesitamos un cosmético que mantenga la barrera de la piel y su hidratación pero sin resultar graso o demasiado pesado. Los tónicos, las lociones o las hidratantes de base acuosa son las mejores opciones. También se pueden utilizar brumas faciales para esa sensación de alivio y frescor. Las lociones, más ligeras que una crema, reducen la pérdida de hidratación transepidérmica.

En el caso de las pieles más secas, se pueden utilizar cremas siempre y cuando sean ligeras y la piel las absorba con rapidez; de lo contrario, cuando comencemos a sudar, la crema se desplazará por nuestro rostro. Si tu piel es grasa, lo mejor es recurrir a fórmulas libres de aceite, generalmente más líquidas y con una mejor absorción. Prefiere las fórmulas con activos calmantes e hidratantes que refuercen la barrera de la piel.

Otra de las funciones de este paso es la de proteger la piel de alguna manera de las agresiones a las que estamos expuestos mientras hacemos deporte. Desde las partículas de polución presentes en el aire hasta las bacterias que se encuentran en las máquinas del gimnasio o incluso nuestra propia toalla son amenazas ante las que nuestros poros abiertos no pueden hacer prácticamente nada. Pero para no tener que hacer una rutina muy larga elige CRYM, y cuida tu piel en pocos minutos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Menú Principal